Logística de la última milla: Empresas o consumidores, ¿Quién ganará? - Buzome

Logística de la última milla: Empresas o consumidores, ¿Quién ganará?

Hace poco tiempo me reunía con una de las personas con más experiencia y conocimiento del sector logístico en toda Europa para ponernos al día y charlar sobre el futuro de la última milla y cómo el e-commerce había puesto toda la industria «patas arriba». Pez gordo en una de las grandes empresas del sector, fui a verle a su oficina y sus primeras palabras ya anticipaban una tarde divertida.

«¡Hombre, Sergio!, ¿aún seguís con los buzones inteligentes? Pensaba que no funcionaría…»

Una torta a tiempo quita muchas tonterías, dicen. Tras ponerle al día y contarle brevemente sobre el estado actual de la empresa, empezamos a hablar sobre el futuro de la industria y hacia dónde parecía que se dirigían cada uno de los «players». Su primera pregunta fue:

¿cómo ves esto en 10 años?

 

La logística (última milla) en el futuro

 

He de confesar que esa la traía preparada de casa. A la hora de empezar un negocio, no puedes pensar solamente en el momento actual y tienes que estar preparado e incluso anticiparte al futuro, por lo que han sido muchos quebraderos de cabeza y análisis de tendencias para, de alguna forma, «predecir» lo que va a pasar.

Pocos locales comerciales en las calles. – empecé- Con el crecimiento que está teniendo el comercio electrónico ya no serán rentables y van a ir desapareciendo, como en Estados Unidos. Las calles quedarán destinadas a sitios de ocio y a un mayor número de viviendas. No sé si dentro de 5, 10 o 15 años, pero el futuro pasa por tener las tiendas en nuestras casas (esta vez de verdad y no como esos viejos anuncios) y no tener que ir a un sitio a probarnos ropa o a comprobar cómo funciona la última tecnología del mercado. Serán ellas las que llegarán a nuestras viviendas para que las probemos y, si nos gustan, nos las quedemos y no las devolvamos.

 

 

Por su cara, creo que no se esperaba esa respuesta. Me miró pensativo, pero no articuló palabra, así que continué hablando.

En cuánto a la logística, pienso que va a haber una revolución… ya vemos las tendencias: los clientes no quieren esperar, quieren tenerlo el mismo día si es posible  (aquí un post del gran Enrique Dans) y quieren que les llegue a casa, no tener que ir a ningún sitio a recogerlo. En España esa tendencia es incluso más fuerte que en otros países como Alemania o Dinamarca, dónde los puntos de recogida son mucho más utilizados; en España no llega al 15% y es que los españoles somos mucho más comodones…

 

 

En ese sentido, creo que la capacidad de adaptación va a ser crítica para lo que está por venir: volúmenes muchísimo más altos de repartos, entregas en el mismo día, y una fijación clara en mejorar la experiencia de la persona que recibe o devuelve el pedido. Es por eso que nuestros buzones inteligentes Buzome han tenido una buena acogida – barriendo para casa, por supuesto,  y dando mi estocada, después de la entrada triunfal que me había preparado- en definitiva, es el comprador quién elige dónde y cómo comprar y en ese proceso va incluido cuándo, dónde y cómo recibirlo.

Abrió la boca para rebatirme. Empezaba su turno.

 

Empresas vs consumidores

 

Eso está muy bien – todo lo que digas antes de un pero, no vale – , pero nosotras (las compañías de logística) vivimos de unos márgenes muy pequeños y, en algunos casos, no nos salen rentables las entregas a domicilio. Nuestro futuro pasa por agrupar los repartos en puntos de recogida y que nuestros repartidores puedan entregar muchos paquetes en un mismo punto, ahorrando costes. Si tenemos que ir varias veces para entregar un pedido  porque el receptor no está en el domicilio, nuestro negocio no es rentable, así que también estamos estudiando las entregas en nuevos horarios más adaptados al cliente. 

Al menos algo en lo que coincidíamos… He de decir, que esta idea de los puntos de conveniencia está bastante generalizada en el mercado, ya que casi todas las empresas con las que hemos hablado apuntan en la misma dirección.

Que el cliente pueda hacer un seguimiento del repartidor a través de la web, enviarle un mensaje el día de la entrega o ampliar el número de días que el paquete se queda en el punto de recogida son otras medidas que estamos tomando. Honestamente, creo que la tendencia va a en esa dirección y vamos a tener un mayor poder de decisión en el futuro ya que nosotros también necesitamos ser rentables para poder realizar esas entregas. Cuando nos reunamos dentro de 10 años, Sergio,  veremos quien tiene razón. 

Recojo el guante. Honestamente, siempre he pensado que las cosas cambian cuándo y cómo los clientes quieren. Es verdad que las empresas logísticas tienen un papel determinante, trabajan al límite y que hay un gigante llamado Amazon que planea sobre sus cabezas… ¿serán capaces de adaptarse al consumidor o seremos nosotros quienes tengamos que adaptarnos a su modo de trabajo?

y vosotros, ¿qué opináis? Empresas o consumidores… la batalla está servida.

 

WhatsApp chat