¿Cómo nace Buzome? Esperas.. con vosotras empezó todo - Buzome

¿Cómo nace Buzome? Esperas.. con vosotras empezó todo

 

¡Muy buenas Buzomero! Si has llegado a este post es porque quieres saber un poco más de nosotros y de cómo hemos llegado hasta aquí… pues te lo vamos a contar. Así, sin secretos y con todo tipo de detalles… ¡bienvenidos a la intrahistoria de Buzome!

 

Todo empezó en agosto de 2017. Como podéis suponer, somos muy “frikis” de las tecnologías y de las compras online, y ya por entonces era raro que pisáramos una tienda física si no era por el aire acondicionado.

Aunque hacer las compras por Internet supone un sinfín de ventajas (aquí algunas), no todo era perfecto. Como suponemos que también os habrá pasado, estábamos “hasta las narices” de tener que quedarnos esperando en casa a que el repartidor le diera por venir, dado que ese rango de tiempo que ofrecen desde las 8 de la mañana a las 16 de la tarde no daba pié a adivinar a qué hora llegaría. Y eso cuando había suerte y coincidía el día de la entrega con el que podíamos estar en casa, porque, de otro modo, resultaba en retrasos o tener que ir a algún sitio a recogerlo… ¿qué diferencia hay con ir a la tienda a comprarlo, entonces?

Así que nos pusimos manos a la obra para ver cómo podíamos solucionar este problema.

Como cualquier emprendedor que quiera iniciar una startup, lo primero que teníamos que hacer era comprobar si éramos unos locos creyendo ver un oasis en el desierto, o si había más gente que pensaba igual que nosotros y había tenido algún problema con la entrega de sus paquetes.

¿Y cómo hacer eso?  ¿Íbamos a la vecina a preguntarle?  ¿Salíamos a la calle y preguntábamos a gente aleatoria?  ¿Mandábamos una encuesta por Internet?…

Pues, efectivamente, hicimos todo eso. Por un lado, papel en mano y a la calle a entrevistar, que la vergüenza solo sirve para perder oportunidades. Por otro, ratón en mano, y a preparar un formulario online. Aquí os dejamos algunas herramientas muy útiles para hacerlo si estáis empezando (Google forms, Typeform, Surveymonkey) y la encuesta que nosotros enviamos si queréis tener una referencia (podéis seguir contestándola, siempre agradecemos nuevos feedbacks).


La vergüenza solo sirve para perder oportunidades


Ya os habréis dado cuenta de que si estamos aquí es porque esos resultados fueron prometedores. De esa forma, nos situábamos un pequeño peldaño más cerca de solucionar este problema, no solo a nosotros mismos, sino también a toda esa gente que, de repente, parecía que habían vivido situaciones similares a las nuestras y que, amablemente, se prestó a darnos su opinión y puso su granito de arena en formar lo que hoy es Buzome.

El brainstorming

Sabíamos que existía un problema, sabíamos cuál era ese problema y aproximadamente a cuánta gente podía afectar. Ahora solo faltaba lo más importante: aprender cómo solucionarlo. ¿Y por qué decimos aprender? Porque, literalmente, no teníamos ni idea de cómo hacerlo.

Hoy en día creemos que eso fue lo mejor que nos pudo pasar para empezar el proyecto, porque nos permitió no enamorarnos de una sola idea y poner todas las posibles soluciones sobre la mesa, compararlas y probarlas ante la opinión de los potenciales clientes. Así que nos sentamos juntos y empezamos a soltar ideas de posibles soluciones, aquí algunas:

  • Aplicación móvil para seguimiento del repartidor: una app dónde el usuario pudiera conocer en todo momento la ubicación del repartidor y a que hora estimada llegaría a su domicilio para poder estar allí.
  • Solución de reparto en horario no laboral (tarde – noche): Básicamente, consistía en una empresa de reparto que trabajara en las horas que las empresas actuales no trabajan.
  • Sistema dónde el usuario pudiera registrar un horario deseado de entrega: un rango horario prudencial (2 horas), no el actual de 10 horas.

Hubo muchas más, pero estas fueron las más destacadas y las que más se investigaron. Todas ellas están disponibles y, si eres emprendedor y crees que alguna de ellas puede funcionar, nos encantaría poder colaborar y ayudarte en lo que necesites, así que no dudes en contactarnos. Como dice Scott Belsky, co-fundador de Behance:


No es sobre las ideas, sino sobre hacer que estas se vuelvan realidad


Como habrás comprobado, entre las ideas iniciales no estaba el buzón inteligente Buzome. Esto es porque no fue sino hasta dos semanas después que las entrevistas, encuestas y conversaciones nos hicieron darnos cuenta de que teníamos que encontrar la forma no solo de asegurar que se recibían los paquetes, sino también de que estos llegaran a casa y de evitar la fricción entre repartidor y receptor, los dos protagonistas, para poder satisfacer las necesidades de la mejor forma posible. Y así, queridos amigos, nace Buzome.

Buzome 0.0

Con una idea de producto en mente, ya podíamos empezar a validar ciertas cosas: el interés de los compradores, la respuesta que los repartidores y sus empresas podrían tener ante la llegada de algo así y la viabilidad del proyecto. Igual que con la búsqueda de la magnitud del problema, los resultados fueron muy positivos y nos impulsaron a subir el segundo escalón en la búsqueda de la solución. Tal fue la buena acogida que, sin quererlo, realizamos las primeras pre-ventas del producto, antes incluso de empezar a producirlo. Ahí nos dimos cuenta de la necesidad de una solución temprana y del impacto que Buzome podía tener para ello.


Haz un cliente, no una venta


Empezamos, entonces, a realizar los primeros experimentos que os iremos enseñando en otros posts y a desarrollar el primer producto, el tan conocido MVP (Minimum Viable Producto ó Producto Mínimo Viable, en español). Necesitábamos informáticos, electrónicos, mecánicos, expertos en marketing, expertos en recursos humanos, expertos legales, un dragón, dos unicornios y al ejército de los muertos de Juego de Tronos… cosas de las que, por supuesto, todavía no disponíamos.

Pero, cómo bien sabéis, en una startup no hay tiempo para el desánimo y, tras más de 30 empresas contactadas, dimos con los genios de Proyecmática que han sido los que han trabajado muy duro para tener la electrónica de los Buzomes a punto en todo momento. Nuestros “Dieces” para ellos. Junto con su equipo y el equipo de Buzome, conseguimos, en agosto de 2018, tener los primeros prototipos.

Seguridad, seguridad y seguridad

Eso es lo que ha primado en todo este trayecto. Vosotros, los clientes, nos distéis un mandato: “La seguridad es la característica más importante” y nos enorgullece contaros que os hemos escuchado en todo momento. Esa es la razón por la que todos nuestros productos tendrán un extra de seguridad que garantice que nadie (que no deba) pueda tener acceso a su interior.

Tanto los productos actuales, como los que están por venir, han sido testeados para garantizar su seguridad y la del paquete que se encuentre en su interior. Para ello, nos hemos rodeado de expertos como los de Tecnitex que han sabido entender, desde el primero momento, cuáles eran las necesidades y ofrecer la mayor seguridad y la mejor mecánica posible.

Y, chicos y chicas, hasta aquí nuestro post de hoy… Seguiremos contando cómo llegamos a mejorar el producto y a formar lo que hoy es Buzome en los siguientes posts.

Hasta entonces, cualquier duda, sugerencia, pregunta, comentario, queja o elogio (sobre todo elogios =) ) no dudéis en hacerla a través de cualquiera de los medios a vuestra disposición (whatsapp, facebook, instagram, correo electrónico) . No olvidéis que Buzome sois vosotros y así queremos que lo sintáis.

Un abrazo a tod@s y ¡nos leemos pronto!

WhatsApp chat